lunes, 26 de octubre de 2009

PUERTO DEL SAUCILLO-PEÑA DE LOS ENAMORADOS-TORRECILLA




24 DE OCTUBRE 2009

Puerto del Saucillo(1.198m)-Puerto del Cuco(1.604m)-Peña de los Enamorados(1.777m)-Torrecilla(1.919m)

Distancia: 20 Km, último tramo circular para desviarnos por el Puerto Bellina y terminar en el Puerto del Saucillo.
Duración: 9 horas
Dificultad: Alta, no por el desnivel que hay que salvar sino por el recorrido.




Otra ruta y esta vez tocaba la Sierra de las Nieves, en concreto subir a uno de los dos Techos mas alto de la provincia de Málaga, La Torrecilla que con sus 1.919 m. pugna con la Maroma para ser la altura máxima de la provincia malagueña.

De nuevo nos juntamos un grupo de amigos, de Sevilla dos clasicos ya como son Pepe er Koete y Felix Multiguias Rodriguez, támbien hacia su aparición de nuevo el Tresmilista de Vacares, David y dos caras nuevas la Hello Ketty, aunque con ella ya habiamos coincidido en la última KDD en Córtes de la Frontera y Rober. Del Puerto de Santa Maria nos llegaba Jordi Carajarra y yo Taluegorrr....Lukas de La Línea.




Nuestro punto de encuentro, Yunquera, la Torre Vigía, desde aqui tomamos dirección al Puerto del Saucillo, junto a la Torre Vigía hay una gasolinera, desde ahi sale un carril direccion al Camping el Pinsapo Azul, continuamos dirección sur obviando todos los cruces que nos salen por el camino, pasamos una valla tras rebasarla encontramos un cruce, el carril que parte a la izquierda nos conduce al Mirador de Luís Ceballos, continuamos por el carril de la derecha que nos llevará hasta el Puerto del Saucillo(1.198m), aqui dejamos nuestro vehículo. Desde aqui las vistas que hay ya son espectaculares.




Tomamos el sendero que hay a la izquierda que sube por la Cañada del Saucillo, su principal aliciente el Pinsapar, que convierte a esta zona en una de las más espectaculares de la Sierra de las Nieves. Támbien encontramos nada mas empezar a nuestra izquierda un Pozo de Nieve, seguimos nuestro ascenso hasta llegar a la Fuente de la Perdiz, que en esta ocasión estaba seca de agua, una vez rebasado este tramo la pendiente comienza a aumentar considerablemente al mismo tiempo los Pinsapos van dando paso a los Pinos. Seguimos por el marcado sendero subiendo buscando el collado, el Puerto del Cuco, aqui la pendiente nos da una tregua y llegamos a una zona que se le conoce con el nombre de los Ventiqueros, desde aqui tenemos las vista de nuestro primer objetivo del día, la Peña de los Enamorados(1777m). Al llegar a su altura, iniciamos la subida, facil y cortita aunque nosotros la hicimos por la zona mas complicada y tuvimos que trepar en algún que otro tramo. Primeras vistas de todo el parque y al fondo la Torrecilla, pequeño descanso y de nuevo iniciamos la marcha y la bajada cortita pero esta vez por un sendero identificable.




Retomamos de nuevo el camino, ahora comenzamos a descender, pasamos junto a la boca de la Sima de los Enamorados, seguimos hasta llegar a un cruce, nosotros tomamos el de la izquierda y en pequeña subida llegamos al Pilar de Tolox base de la Torrecilla, cerca de aqui se encuentra la Sima Gesm, con más de mil metros de caida vertical.




En el Pilar de Tolox hacemos una nueva parada y observamos la subida que nos queda hasta llegar a la cumbre de la Torrecilla, aqui mismo encontramos una fuente y unos abrigos naturales, en uno de los cuales nos metimos a descansar un rato y a reponer fuerza. Ya sólo nos queda el último y mayor esfuerzo la subida final por un marcado sendero que salva los 200 metros de desnivel que hay entre el Pilar de Tolox y la Torrecilla, hay algunos tramos de subida muy duros pero no los tomamos con calma y en media hora desde Pilar ya estabamos el grupo en la cumbre, la Torrecilla(1.919m), las vistas impresionantes, la verdad que el día acompañaba, vistas a doquier Sierra Nevada,la Maroma y el Lucero, la Sierra de Grazalema con el Torreón, Sierra del Libar, el Terril, el Camorro Alto, los Alcornocales con el Aljibe y el Picacho, el Peñón de Gibraltar y toda la Cordillera de Marruecos, los Reales, etc....




Despues de estar casi cerca de una hora en la cumbre, la verdad que daba pena de regresar, pero todavia nos quedaba el largo camino de regreso, que lo hicimos por el mismo camino, primero parando en el Pilar para coger agua, y despues muy cerca de la Peña de los Enamorado bajo un quejigo para reponer fuerzas, desde aqui de nuevo seguimos la senda salvo a llegar al cruce cuando empieza la zona de los Pinsapos que tomamos el camino del Puerto Bellina, por lo que alargamos la ruta un par de kilometros hasta llegar de nuevo al Puerto del Saucillo, ya casi anocheciendo y dando por concluida la magnifica ruta realizada.



De nuevo dar las gracias a mis compañeros de ruta por vivir una jornada inolvidable.



La ruta según "Er Koete":

"Hay días intensos y ayer lo fue. Me preví malhumor por volver a dormir escasas horas pero no fue tal.

Tras madrugón, los 5 que partimos desde Sevilla, con leve retraso, lo hicimos en el coche de Merykett, con ella al volante, su amigo y nueva cabra Roberto (muy buen chaval, por cierto) y mucho calor humano atrás.

Como el calor humano trasero pesaría, aproximadamente, 250 kilos, el vehículo discurría con el morro más levantado que de costumbre, y esto causó que las luces se elevaran mínimamente y lo suficiente para que uno tras otros las demás máquinas que venían en dirección contraria no parasen de joder a la conductora (metafóricamente, claro) mandándole destellos con sus faros.

Entre montañas cerca de Algodonales, donde decidimos desayunar, no tenía cobertura mi terminal, así que no recibí las 2 llamadas de Jordi, que nos esperaba en Ronda. Ya en el bar y anhelando la zurrapa entre docenas de cazadores y jaurías enjauladas, le devolví la llamada y me contó que partía en dirección Yunquera, donde habíamos quedado a las 9 con Hasta Luego y Lukas, que esta vez eran la misma persona personificada (valga la rebuznancia) en el bonhome de un tío de La Línea que le gusta posar para las revistas del corazón y del juego del 4 en raya.

Tras ingesta de gorrínico y exquisito manjar, untado en pan pueblerino por la mayoría de los yantadores, continuamos hasta Ronda satisfechas las tripas y contento el espíritu .

Feli, que era el conocedor del terreno, convertido ahora en trillizo siamés, guió con soltura y facilidad hasta Yunquera. Llegamos con 25 minutos de retraso pues además, desde El Burgo (no el de Arias, ni el de Arias Montano) se puso delante un autobús de línea tortuguil.

Saludos y partida rápida hacia el mirador del Puerto del Saucillo, donde dejaríamos los vehículos.

Merykett tuvo que subir la pista del puerto la mayoría del tiempo en 1ª marcha por lo accidentado, sinuoso y pino de la pista terrosa, pero llegar se llegó al mirador, que dispone de unas vistas excelentes del terruño malagueño.

Los trillizos siameses pudimos despegarnos y, junto a los otros 4 intrépidos caminantes, empezamos a subir en dirección Peña de los Enamorados, donde guardo gratos recuerdos de una subida con "el venao Joaqui". Hermosos primeros pasos entre pinsapos y encuentros con otros intrépidos de otros lugares que subían también hacia el Torrecilla, cima más alta de la provincia malagueña.

Acabada la maraña pinsapil el calor empezaba a notarse progresivamente. La Peña de los Enmarronados la abordamos por un flanco por el que tuvimos que trepar un poco totalmente organizados y compenetrados.

Desde allí divisé el Monte Koete y propuse encimarlo antes de atacar la ida hacia el Torrecilla. Se me contestó que lo mejor era atacar el Torrecilla primero y después, si hubiese tiempo a la vuelta, hacerlo. Era razonable y acepté.

Con breves paradas durante el trayecto de ida llegamos al pilón, lugar donde ciertas huestes ofensivas decían que iban a abusar de mi humilde figura. NI había pilón ni virgencita de las Nieves Perpetuas pero almorzamos al abrigo de la cueva junto a hornacinas vacías. Antes presenciamos como dos perros de un grupito de senderistas persiguió a un rebaño de ovejas y acabó por descarriar a alguna. Imaginad que alguna de las ovejas, atemorizadas, se hubiera despeñado. Estimo no oportuno ir con perros sueltos por el monte.

Seguimos la marcha y nos encontramos con el pilón, la virgencita y esos chorritos del oro líquido y vital llamado agua. El Torrecilla nos observaba escéptico desde su cumbre.

Ritmo lento pero constante y regresa a mi enfermiza mente el recuerdo de mi primera excursión con el grupo, que fue precisamente aquí. Esta subida, aquella vez, me costó horrores y varias paradas para tomar aliento. Como me estoy encontrando mejor esta vez me desafío a subir sin ningún descanso y acabo lográndolo con David.

La cumbre parece El Alamillo un domingo a la hora de comer. Unas 40 personas deambulan, charlan y se abastecen por doquier. Ya llegan las otras 5 aguerridas cabras montaraces. Dos perros del género masculino intentan satisfacerse entre sí pero sus dueños no se lo permiten.

Una botella de tinto ofrecida por ua generosa cabra riega el variado surtido de comestibles.

Las vistas son verdaderamente espectaculare y lo son de dos tipos: La paisajística y la de ciertas senderistas que pululan por el lugar. Hace mucho calor y me quito la camiseta txuriurdin mostrando mi estética y prominente panza. Roberto me secunda sin panza.

La bajada la hacemos con tranquilidad y sin problemas. Continúan las excelentes vistas humanas aquí y cerca del pilón, donde cargamos de refrescante agua los recipientes con mucha paciencia.

Un poco antes de arribar a la Peña de los Amamantados hacemos un descanso bajo la umbría de un afable ¿quejigo?. Se empieza a sentir el madrugón, el calor y la caminata.

Decimos adiós al Cerro Koete y a la Peña de los Agigantados (no da tiempo a subir el primero) y aceleramos algo el ritmo por si se nos echara la noche encima. Es bastante probable que no ocurra pero es mejor devenir que fragmentar (o algo paresío).

Observamos ahora el mirador abajo y en lontananza. A Merykett le empezaron a doler algo seriamente las rodillas y descendemos a un ritmo pausado. En el pinsapar también empiezan a molestarme a mí. Descansamos 5 minutos pues llevamos un buen tirón sin hacerlo.

Jualukita diseñó el paseo en forma de chupa chups invertido, así que cuando llegamos a cierto cruce nos dirigimos hacia los coches por otro sendero. En éste hubo alguna duda solventada con éxito. Es algo más largo que el primero y hace que la jornada acabe siendo de unos 20 km. De repente Roberto acelera el ritmo y se pierde entre el pinsapar. Oscurece. salgo detrás de él pero como no logro alcanzarlo espero a los demás. Merykett está algo mejorada de su dolencia.

Por fin alcanzamos los coches con la noche ya encima y con Roberto aliviándose los pies. Le habían prestado unas botas que le estaban destrozando los dedos, es por eso que tenía tantas ganas de llegar a los coches. Como es la primera vez que ha venido con nosotros le hacemos notar que no es aconsejable separarse del grupo. El pobre desconocía la consigna y agobiadísimo aceleró la marcha para acabar cuanto antes.

Marykett tiene que bajar la pista otra vez en 1ª marcha y por fin estamos en el DESEADO BAR, donde tanto los refrescos, como la cerveza, como las tapas cuestan 1 leuro. Jordi se despide (gracias, Jordi, por tu sensatez y cuidado del grupo) y el Luka y yo retrasamos un poco la vuelta al planificar una nueva ruta.

Habíamos estudiado la posibilidad de relevar a Merykett en la conducción pero no hizo falta pues se comportó como una auténtica campeona. Echamos gasofa al coche y más cerveza a la tripa Feli y el menda en una gasolinera con encargada amargada.

A Merykett le da miedo adelantar de noche (nada que reprochar, lo importante es llegar a casa) y acompañamos, durante un largo trecho, a un vehículo que, incomprensiblemente, aceleraba en las curvas y desaceleraba en las rectas.

Feli y yo nos reímos desde el absurdo. Los 5 teníamos unas ganas espantosas de llegar al Alcampo y poder estirar las piernas. Cuando arribamos, al fin, salimos del coche como si nos hubieran despedido con muelles.

Despedida y cada uno a su casa. Yo con prisas para no encontrarme con la marabunta que en breve saldría del Sánchez Pizjuán. El bar que frecuento lo estabn cerrando, así que acabo la intentísima jornada con dos cervecitas más mientras me enteraba que mi equipo es de nuevo líder.

Resumen: una buenísima compañía en una ruta algo exigente donde la solidaridad y el compañerismo afloraron y de qué manera.

Excelente y luengo día, excelente.

Un verdadero placer el compartir el harto aprovechado día y que el grupo haya revivido desde un tiempo hacia acá."